domingo, 7 de noviembre de 2010

La pata cria pollos

Hola a todos (de nuevo). Este blog, o ventanita, a través de la que os voy contando algunas de las cosas en que ando metido u otros desvaríos propios, estaba algo parada. Bastante. Lo cierto es que ahora mismo me encuentro sin ordenador. Mantener esto así es mas complicado de lo que pensaba. Intentaré contar algunas cosas, propias de este blog, que pasaron en las últimas semanas.

En agosto, una de las patas viejas incubó 13 huevos de gallinas de los cuales llegaron a nacer 9 pollos. 5 de gallina, 3 de kika y 1 raro.



De colorido variado, algunos con cuatro dedos y otros con cinco. La incubación fue bien, pero no tanto la cría por parte de la madre pata en los primeros días, pues se ve que los pollos son muy ruidosos y en cuanto se ponían a dar la lata, la pata se levantaba del nido y se iba. Aquí van unas fotos del Día_1.





Pasados ya un par de días desde que nace el último, el raro, y confirmado ya que los otros cuatro huevos no van a llegar a buen puerto, los pollos vuelven al nido con la pata. Que quede escrito que la pata estuvo incubando en una estancia aparte del resto del gallinero, de aproximadamente un metro cuadrado y por el que tenia salida a un patio "propio". El motivo por el que fallaron los otros cuatro huevos fue porque no estaban fecundados. Lástima. Aquí van unas fotos de los días 15, 30 y 60. El primer mes comen solo pienso, luego yo ya le meto algo de verdura y lechuga (cuando se escapaban de su estancia era a lo que se tiraban) y a partir del mes y medio ya se van al gallinero general, ahí a pelearse con los grandes.





Tomás, el raro.
Un capítulo aparte se merecía este ejemplar. Ya dio la nota desde el primer día. Primero por salir el último. Luego por tener un color no acorde con progenitor alguno y unos dedos de gran tamaño. No tardó casi nada en hacerse un nombre: Tomás. Comportándose siempre como la nota discordante, comenzó a granjearse nuevos sobrenombres: la ratita, el raro, el búho, piollo... todos ellos con cariño. Al tiempo que los demás iban y van creciendo, este... este crece menos. Este es uno de los huevos que vinieron de casa de un amigo, Sr.Bello, y que según sus informaciones, es porque se trata de un cruce entre gallo y kika. A mi siempre me quedará la duda de si algún pajarraco con insomnio habrá hecho una visita nocturna a las gallinas de esa casa.


2 comentarios:

ana dijo...

XDD, pobre Tomás...

cibersan dijo...

Mertesaker
Buen trabajo el desarrollado con este blog... segui posteando.

Ahi te dejo para que lo cheques:

www.medicinanatural8.blogspot.com

fer