lunes, 28 de diciembre de 2009

Inocente, inocente (1ª parte)

Teníamos alerta de mal tiempo por fuertes vientos y mar de fondo. Ayer por la tarde, a recoger todo tipo de cosas que andan por ahí: algún cubo, sillas, macetas en mal lugar... y limpiar las hojas que puedan atascar imbornales. Una vez acabamos con esto, la duda: ¿con este viento me romperá el aguacate o no me romperá el aguacate?*

Pues no. Lo que ocurre, cual divina inocentada de dudoso gusto, rompe la pequeña pérgola de madera y la madreselva se va "a tomar viento", nunca mejor dicho. Arr marinero






A trabajar un poco. Simplemente sujetarla por si rompe. Cuando deje de llover ya arreglaré la pérgola y de paso, la podo un poco, que puede que pese mucho.



(*) El maltrecho aguacate se quedó torcido unos 30º con el temporal del año pasado. Después de pasarse todo un año atado para intentar enderezar, se rompió la estaca en otro día de viento y vuelve a estar igual de torcido. Ahora esta solo ante el peligro y contaba con que pudiese terminar mal del todo.

2 comentarios:

granjero novato dijo...

Mas que inocentada yo lo llamaría directamente putada (con perdón)

mertesaker dijo...

La verdad es que si. Por suerte el tronco es suficientemente flexible y no rompió.